17 de marzo de 1999

CHAMPION LEAGUE. CUARTOS. VUELTA.

Los resultados de la Champiñon League fueron los siguientes:

Dinamo Kiev 2 – Vikingos 0. Crónica de una muerte anunciada.
Porque, entre otras cosas, a mí no me parecía el encuentro tan fácil como presuponían la vikingada en general (y cuando digo vikingada, meto también a la puta prensa, conste). Y no me parecía tan fácil, por varias razones:

1.- El Madrid no está bien. Cuando tiene orden, no tiene chispa (véase el partido de ayer). Cuando tiene chispa, es la casa de tócame Roque (véase etapa de Hiddink).

2.- El Dínamo tenía la lección aprendida. La experiencia que tuvo el año pasado con la Juve la asimilaron perfectamente, y jugaron sus bazas, que no son otras que presión, aprovecharse de su terreno de juego, y, obviamente, aprovecharse de sus grandes figuras, con mención especial al Svenchenko ese.

3.- La baja de Savio fue determinante. En este tipo de partidos, o juegas por las bandas, o por las bandas juegas. Que la banda derecha del Madrid este año no existe es una realidad palpable. Y la banda izquierda ..., pues que quieres que te diga. Roberto Carlos es más bruto que un arao, y Jarni no es un tío que digamos desequilibrante. No es un tío con un regate fácil. No es un tío que encare a un defensa. No es un tío que provoque faltas. Es un buen interior, pero, para este partido, a pesar de que el terreno de juego no era el más favorable para sus intereses, aún así, Savio le hubiera dado otro aire al equipo.

4.- No sacar a Guti. El tiempo que estuvo en el campo, provocó él más peligro que todo el Madrid en todo el resto del encuentro. El problema es que salió tarde, y, además, con el resultado cuesta arriba.

5.- Iván Campo no es un jugador para el Madrid. Sobran más comentarios.

Y 6.- Para mí, el más importante, y el que más jodió al Madrid. El terreno de juego. Por eso debió de sentenciar en el Bernabeu. Conforme estaba ese terreno de juego, un equipo que juegue tocando mínimamente el balón, tiene escasas posibilidades de triunfo. En ese tipo de terreno de juego, tienes que ir a la guerrilla. Tienes que ser, sí, Clementista. Tienes que desplazar en largo el balón, derbordar por banda, ir a todos los choques, desgastarte mucho físicamente. Y el Madrid no lo sabe hacer. Porque no está acostumbrado, y porque sus aficionados tampoco se lo iban a permitir. Es una cuestión de tradición futbolística.

Por lo demás, dominio infructuoso del Madrid (para mí el Madrid dominó, pero no jugó bien, son dos cosas muy diferentes), quizás más intensificado en la segunda parte, en la que tuvo 2-3 grandes ocasiones (el disparo de Suker os lo juro que creí que el balón entró y que había roto la malla), y el Dínamo, pues a verlas venir, y a ver si su delantera mágica tenía alguna conexión. El segundo gol es para enmarcar, la jugada que se curran el Rebrok y el Svechenko. El primero, de inapelable penalty al segundo jugador ruso, e incomprensible la decisión del árbitro de no expulsar a Ilgner. Pero tampoco le hizo falta al Dínamo.

Por otro lado, vergonzosas las declaraciones del Sr. Toshack y Lorencito Sanz. El primero cargando en público y de forma descarada las tintas sobre Iván Campo y Hierro. En todo caso, eso se dice en privado, pero no a la prensa. Poco va a durar el galés en el cargo, y, si no, al tiempo. Mientras, por su parte, el segundo, echándole la culpa al árbitro. Tiene bemoles que el presidente del Madrid se queje de los árbitros. Tiene bemoles.

En definitiva, pasó el mejor. El resultado no deja lugar a dudas: 3-1, en el global de la eliminatoria. Lo demás, son pamplinas, o ponerse vendas para no querer ver una realidad ya incuestionable: que el Madrid está fuera de Europa.

Un saludo.
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
¡¡ SI VIENE ZAMORANO, NO NOS ABONAMOS ¡!

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8