27 de abril de 1999

JORNADA 31. Y PARTE II

Mallorca 6 – Athletic 1. Esa isla es una joya.
Se llama Mallorca, y tiene un pedazo de equipo de la rehostia, con un super-entrenador, y unos jugadores, cedidos los unos, desahuciados, los otros, que se encargan de demostrar, una semana sí, y otra también, de lo equivocados que estaban en sus respectivos clubs de origen. Enfrente, un Athletic a la deriva, que está completando un penoso final de campaña, y que hizo uno de los mayores ridículos que se le recuerda en mucho tiempo. Con la conexión Stankovic-Biagini, se bastaron y se sobraron para humillar a los leones. Tres jugadas calcadas, 3 chicharritos. Del resto se encargó Ibagaza (¡qué chicharrazo el suyo!), Marcelino y Dani. El tanto del ¿honor? Fue conseguido por Larrazábal, de penalty.

Deportivo 3 – Pucela 0. Facilón.
Partido disputado sin mayores complicaciones por los deportivistas, frente a un Valladolid que apenas opuso resistencia a partir de encajar el primer chicharrito, obra de Marcos, en propia puerta. Un minuto después, el Turu puso la sentencia definitiva, y ya, en la segunda parte, Ziani se encargó de poner el definitivo 3-0.

PutaEspanyol 0 – Extremadura 0. Esperpéntico.
El partido jugado en Montjuic, en un encuentro en el que los 2 equipos merecieron perder.

Oviedo 1 – Zaragoza 2. Se complican la vida.
Los carabayones, con esta inesperada derrota en casa frente al Zaragoza, en un partido que dominaron de cabo a rabo, pero que no consiguieron batir al bueno de Juanmi (menuda diferencia con el tal Mondragón, si se le hubiera mantenido a Juanmi en la portería, a lo mejor estaríamos hablando de otro Zaragoza), que vio como sus buenas paradas fueron, además, acompañadas por 2 chicharros en los minutos finales de Bango (¡quién si no!) en propia puerta, y Milosevic. Sin tiempo para nada, Dely Valdés puso el gol del honor ovetense.

Alavés 2 – Villarreal 1. A vida o muerte.
En un partido dramático donde los haya, los vascos consiguieron en el último suspiro 3 puntos de oro, tras una monumental cantada de Palop, que no supo atajar un centro de Iván Rocha desde el Mundial de los Sub-20.

Erreala 2 – Racing 2. Renació Kovacevic.
Yo creo que desde que se puso “cierta camiseta”, no conseguía un gol el Kovacevic. Después de 3 meses y un día de continuas duchas para desinfectarse, al fin lo consiguió plenamente, y anotó ayer los 2 chicharros frente a un Racing que pudo perder por más goles si el defenestrado De Pedro no hubiese fallado un penalty.

Un saludo,
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
NADIE SABÍA SU NOMBRE,
QUE ERA DE AQUEL ATLETISTA,
HINCHA REVOLUCIONARIO,
QUE SU BANDERA LLEVO

25 de abril de 1999

JORNADA 31. PARTE I

Los resultados de la Jornada 31 fueron los siguientes:

Valencia 2 – Celta 2. Dutruel es un Yomus.
Porque ya me diréis en el segundo gol valenciano, si no es para pensar eso ... El caso es que, en el fondo, a mí el resultado me pareció justo, en un partido tremendamente disputado por ambos equipos (he leído por ahí que ambas escuadras fueron conformistas, a mi no me dio para nada esa impresión), y muy bonito de ver.
Se adelantaron los valencianos, que desaprovecharon grandes ocasiones de gol durante todo el encuentro, por medio de Vlaovic, que llevaba ya el hombre un huevo de tiempo sin marcar, y casi le dio un ataque de histerismo y todo cuando consiguió el tanto.
Sin embargo, la venganza de los ex – ches se empezó a fraguar: Angloma se puso a jugar al voleibol con la testa dentro del área, y, oportuno donde los haya, Juan Sánchez batió con habilidad al monigote del Cañizares (lo que te dijo esta semana Djuckic, si quieres te lo puede decir más alto, pero no más claro, majete). Con este resultado se llegó al descanso.
El segundo periodo fue, si cabe, aún más bonito que el primero, aunque todo lo más guay se quedó reservado para el final encuentro. Mientras Vlaovic volvió a fallar ocasiones claras delante del portero gabacho, y mientras el árbitro dejaba incomprensiblemente con 10 al Valencia (y mira que se dieron cera ambos equipos, sobre todo por parte gallega), por expulsar a Angloma por doble tarjeta en la única entrada que no fue falta en todo el segundo periodo, en el minuto 92, y con 10 jugadores, una contra conducida magistralmente por Juan Sánchez (que dispuso de otra buena ocasión que le sacó, con parada prodigiosa, todo hay que decirlo, y a una mano, Cañizares), éste cedió el balón al borde del área sobre Karpin, que, viniendo desde atrás, empalmó un derechazo impresionante que se coló por la escuadra de Cañete.
Los sueños de Mestalla por ser segundos se esfumaban ..., hasta que llegó Farinos, tiró una falta desde su casa, Dutruel estaba, mientras, pagando su cuota religiosamente a los Yomus (o eso, o se esperó un centro, porque es realmente incomprensible lo que le pasó al gabacho en el tanto), y, ante el estupor general, consiguió poner las tablas en el marcador, y, ya digo, puso justicia al mismo.

Atleti 1 – Barsa 1. ¿Pactado?
A mi de dio esa impresión a lo largo de muchos lances del encuentro. Por un lado, mi equipo, que salió muy encerrado atrás (situación táctica, hasta cierto punto, lógica, debido a la jartá de lesionados que tenemos, a nuestra situación angustiosa en la tabla, y al rival que teníamos enfrente, ni más ni menos que la potente selección holandesa) jamás, sin embargo, buscó la contra decididamente, al menos, durante el primer periodo, el cual fue dominado de cabo a rabo por un Barsa que jugó andando plácidamente en el césped del Calderón, pero sin apenas profundidad en su juego.
Por parte blaugrana, una clara ocasión del Tabiques de Luis Enrique, que resolvió Molina fenomenalmente, alguna que otra internada de Figol (Serena le marcó muy bien durante todo el encuentro), alguna que otra genialidad del violador del Kluivert, y poco más. Por parte nuestra, alguna que otra contra (un pase genial de Mena sobre Juan González, que remató, cuando estaba completamente solo delante de Hesp, fuera, de forma incomprensible) y poco más también. Con este resultado se llegó al descanso.
Sin embargo, el segundo periodo empezó con el Atleti presionando mucho más arriba, y empezando a funcionar la máquina colchonera. Valerón jugó de puta madre (ahora que cogía otra vez la forma, se le ha jodido el menisco, un mes de baja, como está mandado), Juninho empezó a crear peligro, Jugovic (¡al fin vi algo de Jugovic, aunque también se ha lesionado, otro mes que te crió, ahora entiendo la inauguración de la Policlínica en el Calderón, que nadie vaya, está hasta los topes con los jugadores del Atleti!) también hizo un buen encuentro, y Mena se está empezando a salir. El gol se mascaba y Valerón, con la ayuda del palo, hizo justicia en el marcador.
El Barsa, con 1-0, apretó, y a los 10 minutejos ya nos habían empatado en encuentro, con un pedazo de golazo del inútil de Abelardo (tiene cojones que siempre todos los inútiles tengan que mojar con el Atleti, Iván Campo, el Abelardo, que llevaba 2 años sin conseguir un gol ...). Y, a partir de este momento, ambos equipos volvieron al chip del primer periodo, es decir, contemporarizar, dejar pasar el tiempo, y a otra cosa, mariposa ... Así que, se puede considerar el resultado como justo, qué duda cabe.

Tenerife 3 – Betis 2. Si saben ganar y todo ...
Quién lo iba a decir, yo ya pensaba que no ganarían ni un puñetero encuentro, pero se enfrentaron a un rival que está en medio, como los jueves, y que ya este año pasa de todo (al menos, hasta que lleguen el follón de las primas, yo creo que la gente ve tan desahuciado a los isleños que ni Dios da un duro por ganarles). Se adelantaron los locales por medio de Jokanovic, de penalty ¿dónde está el bocazas del Javier Pérez ahora? Pero, en un santiamén, los verderones dieron la vuelta al resultado, con tantos de Filipescu y Alexis. En el segundo tiempo se la jugó el Tenerife, y Mista y Makaay dieron de nuevo la vuelta a la tortilla y pusieron 3 puntos de oro de 200 mil kilates en la isla. La esperanza, pues, no está perdida.

Salamanca 1 – Vikingos 1. Ya lo avisé.
Acordaros de mi anterior crónica: la victoria frente a los pastis os da derecho a golfear durante los 3 próximos encuentros. Dicho y hecho. Aunque, para golfo, el Pérez Burrull, más Burrul que nunca, que no quiso pitar un penalty vergonzoso que cometió Iván el Guaperas sobre un jugador charro.
El primer tiempo que realizó el Mandril fue, una vez más, vergonzoso. No tuvo ni una sola ocasión de gol. Mientras, los charros, a base de sustancia testiculinosa más que otra cosa, dominaba en el encuentro, aunque sin hacer pasar grandes agobios al bueno de Contreras.
La segunda parte comenzó con un tanto vikingo del único que le echa un poco de ganas en el Mandril, Raulín el Borrachín, aunque poco les duró la alegría a las vikis, ya que un tal Corino batió de falta a un Contreras no muy fino en esa jugada. Después, un disparito del Raúl al palo, y poco más. La desidia de los blancos, máxime considerando que se enfrentaban al colista, es digna de estudios psicológicos. Ahora el Toshack les llama cabrones. Miguel Angel se quiere ir porque nadie le valora su trabajo (no sería ayer en el gol de falta encajado por Contreras, no de jode), otro pibe que ha dimitido por ahí, Panucci al Inter, el Zulú Madrid quiere fichar a un tal Congo ...
¡ Vaya club que se está convirtiendo el Madrid del Sr. Mancebo! No merece la pena más comentarios.

Un saludo,
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
NADIE SABÍA SU NOMBRE,
QUE ERA DE AQUEL ATLETISTA,
HINCHA REVOLUCIONARIO,
QUE SU BANDERA LLEVO

20 de abril de 1999

SEMIFINALES COPA UEFA. VUELTA

Parma 2 – Atleti 1. Al menos nos queda el orgullo.

Yo ya dudaba hasta de que les quedara eso. Eso sí, les queda a la Vieja Guardia (Toni, Geli, Santi, ...) unidos a Chamot y Mena, que, todo hay que decirlo, realizó su mejor partido desde que está en el Atleti.
Porque ayer palmamos, sí, pero la imagen que se ofreció fue diametralmente opuesta a la que estamos exhibiendo en Liga. Ayer vimos un equipo ambicioso, un equipo que dominó el balón, un equipo con huevos, un equipo que creó infinidad de ocasiones de gol (algunas increíbles, como los tantos que fallaron Tevenet y Roberto), y ..., a un equipo sin delanteros. Porque Lardín no está para jugar ni en mi equipo, que jugamos en la Liga Municipal de Orcasitas, y Tevenet no es un nueve puro, aunque a mí es un tío que me gusta y que está totalmente desaprovechado.
Pero, al menos, a Valerón se le vio algo de lo que se le presupone, sobre todo en el segundo periodo. Hasta Juninho, mientras se dedicó a jugar por y para el equipo, hizo un buen primer tiempo.
Lo que pasa es que cuando se perdonan hasta 6 ocasiones claras para marcar, pues eso, que frente a un Parma, lo pagas, y así, un error de Roberto se convirtió en una contra magistralmente conducida por Verón para que Balbo pusiese en el minuto 25 el 1-0 en el marcador. Ahí estuvo la clave.
Si en este partido se hubiese adelantado al Atleti (por juego y ocasiones lo mereció con creces), otro gallo nos hubiese cantado. Y si hubiese jugado Kiko. Y si hubiese jugado CheMari. Y si hubiese jugado Correa. Y si hubiese jugado ... hasta Belbj, del que nadie se acuerda, pero que en Europa siempre ha realizado magníficos encuentros. Pero una semifinal de UEFA no la puedes jugar con Roberto y Santi (aún así, hizo un partidazo, ole sus huevos) de delanteros. Demasiado hicieron.
Afortunadamente, fruto del dominio colchonero Roberto, tras un saque de esquina, y ya en el segundo periodo, puso el empate a uno en el marcador. A partir de este momento, Antic quitó a Tevenet (craso error de mi amigo Radomiro), sacó a Torrici, que lo único que hizo fue pedirle un autógrafo a Chiesa cuando consiguió en los últimos 5 minutos el 2-1 en el marcador (¡vaya manera de marcar a un contrario, si se queda ya por allí, pues que no pasa nada, monada!), y puso a Santi Denia de delantero.
Pero, de donde no hay, no se puede sacar, y ya está. Total, pasó el mejor, pasó, además, quien creo que se va a llevar el torneo, y poco más de un partido cuyo final ya estaba anunciado de antemano.
¿Triste? ¡Pues claro que estoy triste! Pues no me hacía ilusión ni ná irme p ’a Moscú, pero, al menos, llevamos ya 2 años en Semifinales de UEFA ..., y del próximo año no va a pasar. Seguro. Ahora, a ver si levantamos el vuelo de una puta vez en Liga, y a morir en la Copa.
Si se pierde con orgullo, el Calderón siempre apoyará. Si se pierde con desgana, el Calderón dictará sentencia.

Un saludo.
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
ORGULLO ROJIBLANCO

18 de abril de 1999

JORNADA 30. PARTE I

Valladolid 1 – Atleti 0. Estoy harto.
De ver, partido sí, partido también, perder al Atleti.
Harto de ver a Jugovic vistiendo esa camiseta.
Harto de ver a Juninho arrastrarse, domingo sí, domingo también, por esos campos de España.
Harto de que a Molina todos los lanzamientos de falta que vayan a portería se conviertan automáticamente en gol (es que ni toca los balones el tío).
Harto de lesiones.
Harto de ver a Valerón salirse en la selección y luego hacer el ridículo más espantoso en el Atleti (el gol que falló el sábado pasado, desde el área pequeña, solo, sin portero ni nada, es como para que no cobrase un mes entero su puto sueldo, del sonrojo que le tenía que haber entrado a este supuesto internacional).
Harto de mercenarios.
Harto de los putos italianos (ahora, Serena también echa de menos a la “mamma” de los cojones, ¡va fan culo!).
Harto de Aguilera, que es incapaz de centrar ni una sola vez bien desde la línea de fondo.
Preocupado porque Chamot se ha contagiado también de esta panda de sinvergüenzas.
Acojonado por la posibilidad cada vez más cercana de ver jugar al Atleti en segunda.
Hastiado de perder en Valladolid siempre cuando nos llegan siempre en una sola ocasión.
Hartísimo de que a Lardín no le salga absolutamente nada.
Agradecido a Deportivo y Athletic por haber ganado sus encuentros.
Harto de esta segunda vuelta, harto de esta puta liga, y harto de tener que hacer estas putas crónicas.
El gol del Valladolid fue obra de Víctor, de fenomenal friqui directo, en la segunda parte, en la que los míos hicieron una vez más, el ridículo más espantoso. La primera fue de color colchonero, pero entre la ineptitud de unos (Valerón) y la desgana de otros (el bastardo del Jugovic), no hay nada que hacer. El único destacado fue Juan González, que sirvió un par de goles de oro a los 2 inútiles mencionados anteriormente.
Lo demás, una puta mierda, con mayúsculas. Yo aún diría más: UNA PUTÍSIMA MIERDA.

Holanda 2 – Mallorca 1. De paseo en paseo.
Así está transcurriendo el tramo final de la liga para la potente selección holandesa, el sábado pasado con un Figo realmente excepcional. A los 5 minutos ya ganaban los catalanes en gol de perolo de uno de los De Boer (yo no los logro todavía diferenciar) a centro medido del portugués. El segundo, a los 25 minutos, obra de Kluivert (está redondeando una gran campaña el holandés, ¡qué tendrá Italia para que sea tan difícil triunfar allí, por eso decía lo que decía de Maradona!), en otra internada del gran Figo. E incluso hubo otro más, en un absurdo regalo de Roa (era sábado, y su religión le impide trabajar, lo que no tenía que haber hecho el mamón del portero argentino es convertir a toda la plantilla del Atleti a dicha religión, aunque éstos, da igual, sábado, domingo, fiestas de guardar, ...), que el árbitro se encargó de anular injustamente. La clave, sin duda, fue adelantarse tan pronto en el marcador. De todos es sabido que el Mallorca no sabe jugar con el marcador en contra, y ayer el Barsa le dio un repasito ... con sus mismas armas.
El segundo tiempo fue de control total blaugrana, solamente asaltado al final tras un paradón de Cocu en un disparo de Lauren, que recepcionó perfectamente el balón que generosamente le regaló el bueno de Hesp, y que Biagini se encargó de transformar el correspondiente penalty. Pero ya no había tiempo ..., y, ni aunque lo hubiese habido, dudo yo mucho de que el Mallorca hubiese podido empatar el encuentro. Victoria, pues, sin paliativos, azulgrana.

Vikingos 3 – Valencia 1. Licencia para vaguear.
Después del encuentro realizado ayer por los vikingos, en especial durante su primer periodo (por cierto, lamentable la imagen del Valencia en el primer tiempo, ¡que horror!, ni defensa, ni mediocampo, ni ataque, llegaban tarde a todos los balones, estaban descolocados, dieron cera por un tubo ... ¡y querían ponerse los segundos!), periodo en el cual le echaron ganas, jugaron con rapidez, estuvieron bien colocados, presionaron bien, y tuvieron profundidad.
Así, el gran Morientes, en el primer periodo, avisó en un par de ocasiones, tras 2 buenas acciones individuales, hasta que, en una de las pocas veces en las que el puto chimpancé centró como Dios manda, aprovechó el toledano para marcar a placer el 1-0 (se veía venir a la legua). Para colmo de males valencianos, fue también expulsado un jugador ché, por una entrada a Redondo, creo recordar, que mereció la roja directa por sí solo (y si le hubiese acompañado Milla, tampoco le hubiera pasado nada). Por lo tanto, el segundo gol vikingo era cuestión de tiempo, y lo consiguió Raulín el Borrachín, muy activo durante todo el encuentro (tan activo, que con 2-0 en el marcador, ya en el segundo periodo, hizo un penalty de libro sobre el Piojo López, que López Nieto se comió, obviamente).
La segunda parte, sin embargo, salió el Valencia a por todas. Se produjo la mencionada jugada que se comió el colegiado, y Mendieta, de friqui directo (Ilgner al menos toca el balón en los goles de falta que le meten, no como “otros”), puso el 2-1 en el marcador, y la incertidumbre en la pocilga.
Por cierto, si ayer no fue silbado y abroncado el Mandril a la salida a su pasto de juego, fue única y exclusivamente porque todo el paletismo vikingo fue representado en las 253 peñas que acreditaron su pase a ese estadio, y claro, no te vas a dar un viaje de 3 pares de cojones para poner a silbar a la peña a lo bestia. Pero, si no llega a ser por esta circunstancia, si llegan a estar los verdaderos vikingos, los que van allí todos los putos días, los que son del foro, se llevan una bronca que te cagas. Me juego el cuello.
Pero bueno, volviendo al partido, le duró un minuto la alegría a los valencianos (había un mazo, el guapo que hizo la pancarta “Madrid, tiembla, Valencia está aquí” se cubrió de gloria, si señor), ya que en la posterior jugada el puñetero Borracho volvió a poner las cosas en su sitio, oséase, el 3-1 en el marcador, que fue justo a todas luces. Así que, las “vedettes” tienen licencia para vaguear durante otros 3 partidos, al menos, hasta que se vuelva a montar otra movidita en el Cuerna.
¿Y el Piojo? Pensando en Italia, supongo. Solamente se le vió en un zambombazo excepcional que tiró desde Burgos, y que repelío la escuadra del gran Ilgner. Lo demás, nada de nada.

Un saludo,
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
YA LO VERÁS, LA VUELTA AL MUNDO ENTERO VAMOS A DAR

11 de abril de 1999

JORNADA 29. PARTE I

Los resultados de la Jornada 29 fueron los siguientes:

Tenerife 2 – Holanda 3. Huele a campeón.

Pues sí. La selección holandesa, a pesar de Van Maal, empieza ya a oler a campeón, para qué vamos a negarlo. De hecho, en el primer tiempo dieron una exhibición de cómo se juega al fútbol de manera rápida, fresca, con claridad de ideas, jugando por las bandas, como Dios manda, en definitiva, fútbol total, y, además, de mucha calidad. Ni que decir tiene que me gustó muy mucho el Barsa en el primer tiempo, que tuvo su primera jugada polémica en un clamoroso penalty que cometió Alexis sobre Celades (no le esnucó al chaval de puto milagro, cómo se puede saltar así a por un balón) que Mejía Dávila se comió de forma clara. Antes, Hesp realizó una parada de las suyas, a una mano, prodigiosa dónde las haya.
Y así, al cuarto de hora, más o menos, vino el primer tanto, en una internada de Figo que Kluivert deja pasar y Cocú, el Luis Enrique de la selección holandesa, aprovecha para batir a Ojeda. Una muy bella combinación, que, sin embargo, fue claramente superada por una jugada excepcional de Rivaldo (el hombre que marca las diferencias en el presente campeonato liguero), que se regateó a todo el Heliodoro, hizo una preciosa pared, túnel incluido, con Kluivert (no es un goleador nato, pero es un jugador realmente inteligente en el terreno de juego), burló a Ojeda y le batió a placer. Un gol de pañuelos, sí señor.
Mientras, un Tenerife voluntarioso (en defensa son una banda de cuidado), puso algún que otro cerco sobre el marco de Hesp, con un penalty de libro de Pellegrino incluido (no me sirve que me digan que era involuntaria esa mano, es tan clara y diáfana que eso es un penalty como una catedral), que el árbitro se comió (tenía hambre el hombre el sábado pasado), e incluso, al borde del descanso, logró acortar distancias y todo, pero, cuando ya se firmaba el 1-2 en el marcador, otra maravillosa combinación de la selección holandesa acabó con Celades poniendo el 1-3 al descanso, resultado, en mi opinión, más que merecido por las huestes de Vaan Nuñez y cía.
En la segunda, sin embargo, Van Maal empezó a hacer de las suyas. Sacó al “gran Bogarde” al terreno de juego, quitó a Figo, descolocó a medio equipo y ... el Tenerife, obviamente, se creció. Así, en otra preciosa jugada, esta vez de Makaay (otro holandés, pero este del Tenerife, follón de holandeses, oiga), puso el 2-3 en el marcador, batiendo por debajo de las piernas a Hesp (su sotana, gracias).
Pero los chicharreros, en vez de jugar con inteligencia al Barsa, lo que hicieron es intentar meter presión al árbitro, y así les fue: 2 tíos a la puta ducha. Yo no sé si trató por igual a un equipo que al otro, (eso solamente lo saben los jugadores). Lo que sí sé es que si le dices a un árbitro que es un caradura, te vas a la puta calle (¿verdad, Pinilla?), y que si le dices a un árbitro que no tiene ni puta idea, también te vas a la puta calle (¿verdad, Alexis?). Y eso es así, porque lo dice el reglamento, entre otras cosas. ¿Qué se reclamó un penalty por manos de Cocu? Yo, por más que lo veo por televisión, no logro saber con exactitud si da el balón en el brazo de Cocu (por cierto, otro que se ha aficionado a la butifarra, debe de comer con el Giovanni todos los días) o en el cuerpo, y, ante la duda, máxime siendo el Barsapasta, difícil es que te piten penalty.
En definitiva, que el resultado es justo (aunque el segundo periodo del Barcelona no es para tirar cohetes, el primero, sin embargo, sí), que el árbitro, en mi humilde opinión, no tuvo culpa alguna del resultado (Sr. Javier Pérez, es usted el presidente más patético del fútbol español, y mira que tiene usted algo más que serios contrincantes), que los chicharreros, mal que me pese (y os juro que me pesa) son carne de segunda, y la selección Holandesa tiene ya media liga en el bolsillo. Solamente hay un equipo que le puede inquietar en estos momentos, y ese es el ...

Celta 5 – Vikingos 1. ¡Qué bochorno, papi!
Seguramente es lo que le contestaban los hijos del macaco a Mr. ColaCao, ese individuo llamado R. Carlos, que, acompañado de su fiel atlátere, el “gran” Iván Campo (si lo tenías crudo en el Cuerna, hijo, ahora ya si que te puedes ir buscándote equipo para el año que viene, ni se te ocurra asomarte por el Manzanares), después de ver el primer tiempo que hizo ayer el Madrid. 3-0 en un cuarto de hora lo dice todo. Y encima, los tíos se permiten el lujo de saludar, de hacer “gracias” a la cámara ... Su burda excusa es que estaban saludando a los hijos del brasileño.
Yo solamente puedo asegurar una cosa: si el Atleti va perdiendo 4-1 en el descanso, no tengo ganas de saludar ni a la Chiffer esa que apareciera por mi lado. Y eso que no cobro un duro (es más, me lo gasto) con mi equipo (otro que tal anda, todo hay que decirlo). “Si Don Santiago levantara la cabeza...” decía mi coleguita Tomás (tocayo mío), vikingo hasta la médula. No le faltaba ni un ápice de razón. Pero mientras Lorencito siga de presidente, se seguirá dejando encular por una plantilla cada vez más engreída, con más falta de espíritu, con más falta de carácter, con más falta de concentración, con más falta de sacrificio (esa palabra algunos es que ni siquiera han oído hablar de ella), con más falta de todo, en una palabra. El único tío que le echa ahí huevos, esté bien o mal, es Raúl. Los únicos que mantuvieron mínimamente el tipo, fue Ilgner (evidentemente, no pudo hacer nada en los goles), Karanka y Morientes. Los demás, al hoyo.
¿El partido en sí? Pues os lo podéis imaginar ... El primer tanto, un golazo de Lubo Penev (y el Atleti sigue buscando un nueve, como me gustaría a mí saber quién es el gilipollas que dejó escapar a este jugadorazo, 15 goles no se los quita ni Dios por temporada, aparte de todo lo que juega para el equipo) de cabeza, que ganó bien la espalda a Karanka. El segundo, un córner ¡raso! Que se paseó ante la atenta mirada de toda la peña vikinga, para que Mazinho, a placer, pusiera el 2-0. Alucinante. En el tercero, Penev “violó” deportivamente a Sanchis (este está para que no manche más el nombre de su padre), y batió con una magnífica maniobra al flipado Ilgner. Toshack creyó que todos los males venían por el Guti (estará pensando en su boda, el chaval, si resulta que no es maricón ni y todo), y le cambió. El pobre estaba tan “desfondado” por el esfuerzo que tardó cerca de más de un minuto en retirarse.
Curiosamente, al bananero Seedorf (cada vez que cogía el balón se resbalaba, el pobre, y es que no paró de comer plátanos en su banda, y se resbalaba con sus cáscaras, porque otra cosa), le pasó 3 cuartas de lo mismo. Y al triste Judas, más Judas que nunca, Mijatovic, 3 cuartas de lo mismo. Fijaros que yo paso millas del Mandril, pero me indignó tanto la actitud de algunos individuos de ese equipo, que apunto estuve de hacer caso a mi colega e irme el domingo que viene con él al Cuerna ... a apedrearlos, porque otra cosa no merecen.
En el lugar de Gutiérrez, salió Morientes, y, primer balón que tocó, chicharrito que te crió (bonito tanto). 3-1, y se atisbaba un rayo de esperanza vikinga. Sin embargo, tomó protagonismo el Potro del Surinan, o de donde coño sea el tipo este, el tal Karembeu, y, de forma realmente incomprensible, intentó despejar ... ¡de tacón! Un balón en una internada, creo recordar, de Michel Salgado. Vamos, como si un extremo se mete hasta la línea de fondo, y da el que se denomina, pase de la muerte. El balón, obviamente, cayó en pies de Mostovoi, el zar de Vigo, que no tuvo mayor dificultad para poner el 4-1 en el marcador. La segunda parte, para olvidar.
El Celta se conformó (no fue, ni mucho menos, el mejor partido del Celta este año, que nadie se engañe, le he visto jugar infinitamente mejor en partidos de la UEFA, por ejemplo), el Madrid siguió con su “eficaz” espíritu de lucha, y, entre unas cosas y otras, llegó el quinto tanto, obra de, ¡cómo no! Lubo Penev. Fue al lanzamiento de una falta que, quizás por querer atajarla Ilgner, se le fue un pelo el balón, y el búlgaro se lo picó de forma majestuosa en el área pequeña. Para mí fue el gol que más me gustó. Es un gol de un nueve puro. Lo tiene todo: seguimiento de la jugada, oportunismo, excelente definición...
En definitiva, adiós a la Liga por parte vikinga, y el Celta ahora mismo es el único capaz de hacer sombra al Barcelona ... si supera su síndrome de fuera de casa, en donde no gana ni al Escalerillas. Bueno, sí, ganó al Madrid, pero eso fue en la primera vuelta ... ?

Un saludo.
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
DALE, ALEGRÍA, ALEGRÍA, A MI CORAZÓN,
LA LIGA DE CAMPEONES ES MI OBSESIÓN.

6 de abril de 1999

COPA DE LA UEFA. IDA. SEMIFINALES.

Atleti 1 – Parma 3. Nada que objetar.
Que queréis que os diga. Ante el baño que nos dieron los putos parmesanos, pues eso.
Desde el primer momento se vio que sobre el campo había, por un lado, un equipazo, el italiano, conducido por un magistral jugador de fútbol, Verón.
Por otro, un voluntarioso grupo de jugadores, el mío, conducidos por un buen jugador de fútbol, cada vez venido a menos, Juhinho.
Así pues, el primer gol era fácil suponer que sería parmesano; Chiesa ve adelantado a Molina, y le clava una magistral vaselina ante el que el portero atlético, en mi opinión, sí que pudo hacer algo más. ¡Este está loco, pensaréis! Estáis en lo cierto, sin duda, pero Chiesa, antes de rematar, se tira un buen rato observando la posición de Molina, y desde ese mismo momento debería de haber supuesto que le iba a lanzar una vaselina, exactamente igual que como yo, que no tengo ni puta idea de portero, lo observé desde la ayer abarrotada grada del Calderón. No estuvo listo el bueno de Molina, aunque, por otro lado, daba igual. Era tal la superioridad spaguetti que tarde o temprano nos iban a clavar un chicharrito, así que...
Un atisbo de esperanza fue, sin embargo, el claro penalty que cometió Thuram sobre José Mari (el único jugador que tuvo cojones y habilidad de superar al francés, que protagonizó un par de subidas al ataque realmente espectaculares: una acabó con un paradón de Molina, cuyo rechace remató a gol Chiesa en claro fuera de juego, el otro, me pilló en mi fondo, y jamás he visto a un tío correr con esa potencia con un balón de fútbol) que Juhinho, llorando, se encargó de transformar. Era el empate a uno. Después, tuvimos una clara ocasión tras un fallo en un despeje de Sensini, pero CheMari no pudo cazar el balón, y, tras 2 córners consecutivos, Chiesa volvió a batir a Molina, tras rechazar el balón en el larguero.
Aparte de que el Parma sea un equipazo, que lo es, la defensa del Atleti es una auténtica verbena, que lo es también. Tanto en el segundo como en el tercer gol vienen de córners lanzados al primer palo. Tanto en el segundo como en el tercer gol permitimos 2 remates dentro del área. Realmente inadmisible.
Luego, pues que la suerte tampoco jamás nos favorece. Antes del 1-3, José Mari estrelló un balón en el larguero de forma espectacular, con el infortunio de que a nosotros jamás nos caen los rebotes, como a ellos. Después, con el 1-3, Juhinho falló un penalty que todo el estadio, incluido el propio jugador brasileño, sabía que lo iba a fallar (no sé ni para qué lo tiró, la verdad).
Para colmo, a partir de ese momento la peña la tomó con el 10 rojiblanco. Los que quieran silbar, que se vayan a la pocilga, que ahí se les da muy bien silbar a la peña. Pero, en el Calderón, no se le silba a ni Dios que lleve la elástica colchonera. Es un hecho evidente que el brasileño está jugando de puta pena (desde que le lesionó el hijo de puta del Michel Salgado, el único culpable de la situación de Juhinho, no ha vuelto a ser el que era, lo ve hasta un ciego, enhorabuena, “señor” Salgado), y que el año que viene nos van a venir que te cagas los 3.000 kilitos que nos van a dar los del Middesburg ese por él. Pero, al menos, el tío dio la cara. No se escondió en ningún momento. Luchó todos y cada uno de los balones que pasó por su lado.
Casi igual que el hijo de puta del Jugovic, auténtico culpable de la guerra de Yugoslavia. Él sí que sabía la que se iba a montar allí, por eso lleva todo el puto año “triste” y “sin dar ni golpe”, el muy desgraciado. Yo, si fuera el Gordo, ni un duro, oye. Ni un duro iba a ver el capullo ese. ¡Qué vergüenza que un tío que ha ganado todo se retire de esa forma tan lastimosa! ¡Allá él! Pero que le quite este individuo un sitio, por poner un ejemplo, a Baraja, tiene bemoles la cosa.
En fin, que, salvo sorpresa u omisión, estamos eliminados. Eso sí, digo bien clara una cosa: el Atleti en Parma va a ganar. No sé por cuanto, pero va a ganar. Y como les marquemos pronto ...

Un saludo.
Tomi. Frente Atlético. Red Stars
BIENVENIDO, RADOMIRO.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8