20 de octubre de 2003

CARTA ABIERTA AL SR. LAPORTA.

Estimado Sr. Laporta:

Desde mi modesto asiento del Calderón, quería darle las gracias y felicitarle personalmente por la extraordinaria sensibilidad y por la firmeza en su lucha que está teniendo frente a la violencia en general y frente a los violentos en particular.

Sé que muchísima gente le intenta ridiculizar porque tiene usted, fíjese lo que son las cosas, el único propósito de intentar que cada encuentro de fútbol que se dispute en su casa sirva como un lazo de unión y de conocimiento de los rivales y de sus aficiones a los que se enfrenta a su equipo, y, sorprendentemente, utilizan esto como supuesta arma arrojadiza hacia usted, indicándole lindezas tales como "menos fiestas y más fútbol" y gilipolleces similares. Como si una cosa tuviera que ver con la otra, oyes.

Esos mismos periodistas, aficionados, rivales, son, eso sí, los primeros que se echarán las manos a la cabeza cuando, por desgracia, vuelva a ocurrir algo tan lamentable como lo del chaval ese del Depor, y soltarán la jartá de soplapolleces oportunistas y babosiles que acostumbran ha realizar, eso sí, con la falsedad y mezquindad que les caracteriza.

Lo único que le quiero indicar es que no se desanime usted en lo de las fiestas. Fíjese usted que se lo dice un Ultra. Un Ultra de verdad. Un Ultra que ha visto muchas cosas en todo el tiempo que lleva viajando por ahí. Un Ultra que va con skines a veces y que, inclusive, se ha topado con múltiples especímenes diferentes de violentos por esos campos de Dios. Y, créame, ese es el camino.

No voy a entrar en si su política deportiva es buena o mala (yo creo que intenta usted hacer las cosas con sentido común, aunque a mí el entrenador que ha fichado no me gusta un pimiento, pero bueno, es una opinión subjetiva, como casi todas), si su gestión económica está siendo positiva o negativa (a mi me parece que tiene las ideas muy claritas en este aspecto, y que está pillando el toro por los cuernos, como debe de ser), pero, en lo que sí que le doy mi más sincero aplauso es en su política social cada vez que se celebra un encuentro de fútbol en su estadio, y uno, desde Madrid, pues siente envidia y todo de las movidas que prepara en cada uno de sus encuentros, así que, no haga caso a la escoria envidiosa que siempre acecha, y continue usted por ese camino, que es al auténtico para acabar con la violencia en el fútbol. Palabra de Ultra.

Tomi. Frente Atlético. Vieja guardia. LCJ2.
ETERNAMENTE PRESENTES,
FIELMENTE ULTRAS.

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8