23 de abril de 2015

Real Madrid 1 - Atleti 0. ¡Arriba los corazones!


Lo primero del todo felicitar al rival. Ha sido mejor en los 180 minutos de juego, ha demostrado más ambición (como así le obliga su estrafalario presupuesto) en conseguir la victoria, y ha conseguido la misma en buena lid, teniéndose que esforzar al máximo en el intento y guardándonos siempre el máximo respeto. Digo yo que algo estaremos haciendo bien en todo  esto.

Sinceramente, pienso que ahora no es el  momento de ponerme a  analizar actuaciones individuales. No es hora de sacar la podadora a  paseo, y ponerme a despellejar a éste o a aquel sin ningún sentido. Obviamente, no me ha gustado la forma en que hemos planteado esta eliminatoria. Soy consciente de que en algunos momentos tenemos  distorsionado  el concepto de  intensidad. Me he dado cuenta del agarrotamiento quiero creer camuflado en el disfraz de escasa ambición por la muchachada demostrado ayer o el guirigay de los cambios del Cholo (detalle, que, por cierto, no es la primera vez que le pasa). Al fin y al cabo, a Simeone también le falta experiencia para afrontar este tipo de encuentros y anda formándose para continuar creciendo en su carrera. Recuerdo que Diego Pablo es su segunda Champions que disputa, no su decimosegunda.

Competir en este torneo es diferente, es el más exigente de todo, el mejor, y por mucho que sigamos siendo actualmente el Subcampeón de la Champions, nos sigue faltando mucho más minutos en la misma para continuar creciendo. También me gustaría recordarles que nos ha echado el vigente campeón y el equipo qué más campeonatos posee del mismo, ¿eh? No es el Escalerillas de turno precisamente.

Me quiero quedar con una lectura positiva de todo esto, y es comprobar cómo el Atleti ha encontrado ese portero que creíamos imposible conseguir. El descubrimiento y afianzamiento de Oblak es una noticia muy positiva. Un portero es medio equipo (como así lo ha demostrado el chaval). Y esta vez  es nuestro, no hay que ir mendigando nada a nadie.

Por otro lado, el partido de ayer para mi no significaba ningún bálsamo mágico para solventar mi desasosiego tras la derrota de Lisboa. Nunca antepongo rivales a torneos, por mucha entidad que tengan con los primeros. Mi rivalidad con el Madrid quedó claramente liquidada ganándoles de forma bien conseguida la Supercopa de España, eliminándoles brillantemente en la copa del Rey, venciéndoles en el Campeonato Liguero de nuevo en su estadio o haciéndoles besar nuestro suelo goleándoles en el Calderón  realizando uno de los partidos más espléndidos y emocionantes que uno recuerda en su rojiblanca existencia.  Mi venganza de Lisboa o de nuestra derrota de aquella final frente al Bayer será cuando logre la orejona. Nunca antes. Porque mi objetivo es conseguir la Copa de Europa, importándome un bledo frente al rival que lo consiga. Y tengo claro que para poder hacerlo hay que seguir en esta línea, acumular mucha más experiencia disputando más partidos como el de ayer, y seguir ahí, en la brecha, dando la cara siempre, consiguiendo su clasificación para disputar la Champions de forma mucho más regular. Sé que aún queda trecho, pero creedme, andamos  en el buen camino para conseguirlo.

Así que, ahora, como mi historia y mi idiosincrasia colchonera me obliga, tengo que levantarme para intentar consolar las lágrimas de una madre, que ve como el contador de su vida ha empezado la cuenta atrás a una velocidad despiadada, tratándola de convencer que lo de ayer  también suma, que no desespere, que la muchachada lo va a seguir dando todo (tanto en el campo como en la grada), y que el Calderón anda lleno de Panteras Atléticas que no vamos a parar en el intento, que nadie conseguirá que nos rindamos y que ayer, hoy y siempre, generación  tras generación, continuaremos agachando la cabeza solamente para besar el escudo y posteriormente levantarla para seguir mirando hacia delante.

Sigo creyendo en este equipo (aún teniendo cosas  que corregir), continuo estando con mi entrenador (siendo también consciente de sus errores). No se nace sabiendo. Se hace camino al andar. Estoy muy orgulloso de mis compañeros de grada, de esos tres mil que ayer lo dieron todo (como siempre, esos sí que nunca bajan el nivel, no necesitan aprender nada) y, para así demostrarlo, este sábado volveré a enfundarme la rojiblanca para participar en la más atronadoras de las ovaciones posibles y volver a cantar nuestro himno a  todo pulmón. Lo siento, no concibo a este club ni mi  existencia como Atlético de otra forma. Como diría mi idolatrado Antonio Flores, “Y arriba los corazones, me siento en plena subida, me salen a  borbotones cicatrices en la vida”. ¡Arriba, pues!

10 comentarios:

Gracias Luis dijo...

Levantar el animo y explicar a mis hijos pequeños que no todas los años se va a Neptuno, es lo mas difícil, ellos han crecido con la primera de Flores y las siguientes del Cholo.
Uno que esta curtido en mil batallas de todo tipo, la de anoche me dejo muy muy frío, no entendía nada de nada, planteamientos, actitudes, cambios, expulsiones, me dejo la sensación de que perdimos nosotros no que ganaran ellos, que gano el menos malo, y lo peor de todo ganaron por mas huevos y eso me jode en sobre manera.
Fin de ciclo clarísimo para muchos y queridos jugadores, pero así es el fútbol, el equipo esta roto por el medio, esa zona del campo tan fundamental que hace que los defensa y los delanteros sean mejores.
Fe ciega en el Cholo, por lo que nos ha dado y lo que nos va a dar, pero ayer se equivoco y hay que decirlo.

Tomi Soprano dijo...

Señor Gracias Luis, yo no vi falta de huevos en ningún momento, la verdad. Por ningún lado.

Gracias Luis dijo...

No fue falta de huevos, si algo se caracteriza este equipo es por ello, pero al igual que en Alemania, la intensidad y el esfuerzo por llevarse la eliminatoria lo puso el equipo rival.

Tomi Soprano dijo...

Tampoco vi falta de intensidad en ningún momento, lo siento, Don Luis. En cuanto al rival, tampoco suelo perder mucho tiempo en analizarlo, la verdad. Sé que fue mejor y punto. Lo demás no me interesa.

Cárabo dijo...

Brillante... ¡¡ARRIBA, PUES!!

drarenas dijo...

Como siempre, D. Tomy, a sus pies.

sentir1907 dijo...

Maldito chicharito....pero bueno el atleti siempre será el equipo grande de Madrid y punto pelota ¡
Saludos ¡¡

Paul Marble dijo...

Si alguien escribe “el contador de su vida ha empezado la cuenta atrás a una velocidad despiadada” no puedo menos que obligarme a quedar con él el sábado y darle el abrazo (y, por supuesto, tomar la cerveza) que le envío desde aquí.
El rival nos superó tácticamente (una en el debe para Simeone, de todo se aprende) de inicio. Cuando el partido estaba para nosotros, Arda hace una tontería y el árbitro, que estaba muy casero, le expulsa (otra en el debe para Arda). Eso sí, con Simeone, Arda y todos nuestros jugadores A MUERTE.
Y ahora a por el Elche, para cerrar la tercera posición (quizá la segunda) y a ver si podemos (de una puta vez, con perdón) ver dos o tres partidos “intrascendentes”. No sé ustedes, pero servidor lleva tres años en que cada partido es una final (partido a partido, cerveza a cerveza, pitillo a pitillo) y está agotado, necesitando volver a llenar el depósito de cara a la próxima temporada.
¡FORZA ATLETI SIEMPRE!

Gracias Luis dijo...

Don Pablo, algo parececido comente hace poco en la cuestion de la animacion en el Calderon (caso Jimmy aparte), estamos todos y digo todos agotados de estos tres ultimos años tan tan intensos, la falta de costumbre debe ser.
Carguemos pilas y a seguir la linea ascendente.
IN CHOLO WE TRUST

Anónimo dijo...

El tiempo no se acaba para nadie, jamás. Se trata de una competición de 13 partidos en la que con algo de suerte, casi sin ganar ninguno, la puedes conseguir. La competición en sí es una de las mayores patrañas del deporte profesional sino fuera por el respaldo mediático. Es una competición hecha “a medida”, como los trajes, donde medios de comunicación, sorteos y arbitrajes, casualidad o no, juegan a favor de obra, de la misma obra. Jamás podrá compararse con una competición de liga, donde tienes durante 38 partidos a árbitros, medios de comunicación y últimamente instituciones (LFP, UEFA) también en contra.
DICHO ESTO, SOMOS MUY, MUY TORPES.

Vamós allá pues, con un comentario ventajista, snob, minoritario y todos los calificativos que quieran, pero se trata del Atleti y no puedo callarme muchas verdades. A Cristo le dijeron cosas peores.

Érase una vez un jugador argentino bastante torpe con el balón en los pies pero que tenía un representante como Settembrini (el Mendes de hace unos cuantos años). Este jugador va a la Serie A cuando en Italia se pagaba buen dinero a un equipo como el Pisa que desciende. Claro, no era cuestión de irse a Argentina con el rabo entre las piernas y este agente era bueno y le lleva a Sevilla. Lo único que recuerdo de este hombre son sus celebraciones de los goles al Atleti. Eran muy efusivas, parecía que había ganado algún trofeo importante (los que luego gracias al Atleti ha podido ganar, claro) y se abrazaba a individuos de dudosa calaña como Suker. Recuerdo que en un amistoso nos metió un gol desde el medio campo y todo. Sin embargo, cuando jugaba contra los de la Castellana era bastante comedido y encajaba goleada tras goleada.
Hasta que un buen día le preguntaron por un presunto interés del FCB y dijo que “solo saldría de Sevilla para ir al…….” Permitirán que no escriba el nombre de ese equipo, ni aquí ni en ningún sitio pues tendría que lavarme las manos con lejía como dice mi madre.
Pero esto es hasta que llega el señor Gil, otro que también era snob, minoritario y ventajista pero que TENÍA LOS COJONES PARA COMPRAR JUGADORES PARA EL ATLETI PONIENDO EL DINERO DE SU BOLSILLO Y QUE QUERÍA GANAR, NO QUEDAR TERCERO, y puso 500 millones de su bolsillo para traer a este hombre.

Debido al fútbol que desplegaba, casi jugamos la promoción al año siguiente pero luego, al año siguiente fuímos campeones. Nos volvió a dejar tirados por el dinero de Italia, y este año hubiera hecho lo mismo de no ser porque el fútbol italiano está en bancarrota. Como no hay dinero para pagarle y nosotros si estamos dispuestos se hace una firma de un contrato VENDIÉNDOLA COMO UNA MUESTRA DE FIDELIDAD A UNOS COLORES, NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD. Pero claro, el señor Cerezo, QUE LO ÚNICO QUE LE IMPORTA ES SALIR BIEN EN LAS FOTOS Y EL QUE DIRÁN, necesita firmar a este hombre como sea para mantener a la opinión pública controlada.

Sin embargo, al fútbol no le puedes engañar. PARA GANAR EN EL FÚTBOL, EN ALGÚN MOMENTO TIENES QUE JUGAR A ÉL. El pasado martes fue un episodio más….. por muy débil que esté el rival, nos empeñamos en ponernos a su altura (SI LO HACEMOS CONTRA EL HOSPITALET, CON TODOS LOS RESPETOS, COMO NO LO VAMOS A HACER EL PASADO MARTES).

Entre lo de la “tercera plaza”, lo de “contener”, lo de “empatar con goles”…. JODER, SI HACE UN MES LES METIMOS 4.
HARTO DE MIEDOS Y MEDIOCRIDADES.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

MAREANDO LA PERDIZ: "Desesperado"

Your Ad Here
FD12853D-b4b758962f17808746e9bb832a6fa4b8